CONCIENCIAESPIRITUALIDADMEDITACIÓN

EN EL PRESENTE

Imagen entrada Blog: En el presente

 

     Esperamos conseguir algo que nos haga felices, un ascenso, una pareja, hijos, más ahorros, etc… postergamos así el acceso a la felicidad para otro momento que no es este. Otras veces añoramos aquellos momentos que fuimos felices, haciendo tal o cual cosa, o estando con tal o cual persona, una madre ya fallecida, por ejemplo. 

Como ves, o bien estamos añorando o bien esforzándonos por conseguir algo o a alguien, y es aquí cuando se nos escapa lo único que nos puede ofrecer una felicidad que va más allá de todo ello, que no tiene nada que ver con objetivos, deseos o sentimientos, pero que a la vez los engloba, porque ya es, y así como es, ya es felicidad. Es además lo que te puede dar una felicidad que va más allá del mundo y a la vez está ya en el mundo, solo que no lo vemos. No miramos con los ojos adecuados, y desde luego que no son con los del cuerpo con los que hay que hacerlo. Es por eso que es tan importante detenernos y mirar sin intervenir, dejando ser al instante lo que quiera ser y escuchar lo que tenga que decirnos. A esto le puedes llamar meditación o hablar con Dios, como tú quieras, pero no deja de ser una manera de ponerte en contacto con lo que realmente eres, directamente y sin intermediarios. Ahí nace algo que va más allá de las palabras, del cuerpo, de los sentimientos y de las emociones, y no voy a ser yo el que le ponga nombre.