PARA LOS MOMENTOS DIFÍCILES

Foto entrada: Para Los Momentos Difíciles

 

     Muchas de las personas que nos metemos en esto de la espiritualidad, estamos con un ojo puesto en lo real, y con un pie en el mundo del ego (esto en el mejor de los casos). En Un Curso de Milagros se nos repite hasta la saciedad que no se pueden ver los dos mundos, o ves uno o ves el otro, es decir son excluyentes. Ver solo el mundo del ego, además de estar viviendo una mentira ya sabemos muy bien como hacerlo y a donde nos lleva. ¿Pero cómo sería ver solo el mundo real?

       Un Curso de Milagros nos asegura que el mundo real es lo único que existe, lo único que es y que lo que no sea eso es una fabricación nuestra. Nos dice también que debemos mirar serenamente con los ojos del cuerpo y decirnos: “eso no es real”. ¿Por qué no es real? Pues porque lo que los ojos del cuerpo nos presentan ya es una interpretación de lo que es, así como lo que luego interpreta nuestra mente a partir de ello, y lo que sentimos sería la mayoría de las veces, una consecuencia de esas interpretaciones. Necesitaríamos entonces desarrollar una mirada diferente, con un origen y una intención distinta sin juicios ni interpretaciones.

    A partir de esa mirada es desde donde se abre un espacio de libertad, oculto hasta ese momento y que aunque estaba ahí, siempre está ahí, no veíamos porque nuestra atención estaba puesta en otro lugar. Si somos capaces de abrirnos a ese espacio el tiempo se detiene, aunque más que detenerse lo que ocurre es que el pasado y el futuro dejan de tener sentido, y aparece la certeza de que lo único que existe es el presente, un presente que acoge toda nuestra experiencia de una manera integrada. Es una mirada desde lo más profundo del ser, que surge de manera natural a partir de una conciencia que lo engloba todo y que nos trasciende, una conciencia que nadie se puede apropiar y que está ahí disponible siempre y para todo el mundo, y que es a la que se refiere el Curso cuando habla de lo real.

   Todas las culturas hablan de esta apertura al Ser a su manera, y le ponen muchos nombres, e incluso crean religiones, pero son solo palabras y dogmas en un intento desesperado de que el ego no se quede atrás, un intento inutil puesto que en presencia del Ser, al ego no le queda otra que retirarse y desaparecer, o más bien acabar fundido en la Conciencia que sí Es.

     ¿Pero cómo lo hago? Lleva cualquier cosa que te preocupe o inquiete ante esta presencia y verás lo que ocurre. No necesitas el permiso de nadie para hacerlo, solo te necesitas a ti, tu atención y tus ganas de vivir en  Paz siendo quien eres (nada más ni nada menos).

close

SUBSCRÍBETE Y TE ENVIAREMOS UN CORREO CON LAS NUEVAS ENTRADAS DEL BLOG.

¡No hacemos spam! Lee nuestra Política de privacidad para obtener más información.