NO PUEDE SER TAN SENCILLO

Imagen entrada No puede ser tan sencillo.

   

   Muchas veces queremos que nuestra vida no sea como es, que sea de otra manera, se supone que mejor. Vamos almacenando mucho dolor por cada rechazo, y tenemos cada vez una sombra más grande, y el esfuerzo de ocultarla es cada vez más grande también, se hace a veces tan grande que nos es imposible ocultarla. Quizá también sea elmotivo por el que haya muy pocos sitios a los que podamos mirar sin sentirnos vulnerables. Es hora de dejar de hacerlo y vivir de verdad, desde el fondo de nuestro ser, lo que es.

   Lo primero que deberíamos hacer es reconocer lo que hacemos, para despues dejar de hacerlo, pero…¿cómo? Pues muy fácil, no huyendo más, sintamos lo que sentimos, vivamos lo que vivimos, dejemos de ponernos excusas. Podemos empezar mirándonos a nosotros mismos, y haciéndonos responsables de nuestros pensamientos y nuestras emociones. Por ejemplo, podemos decirnos, de acuerdo este pensamiento es mío, lo veo y lo asumo, no lo proyecto. Esta emoción a la que me ha llevado este pensamiento es mía, la siento y la vivo plenamente, dejo que se exprese en mí hasta que se acabe, no la proyecto. ¡Cuanto dolor evitaremos cuando lo hagamos!

   Ocúpate de hacerlo en tu vida, deja que cada uno se ocupe de lo suyo, tú solo puedes ocuparte de ti, con eso habrás hecho mucho por todos nosotros. Estarás en paz porque entrarás en coherencia contigo mismo, contigo misma, y la paz se extenderá desde ti hacia afuera de manera natural, sin tú hacer nada, sin esfuerzo alguno.

  Es hora de asumir nuestra responsabilidad, de no escabullirnos más. No necesitamos ningún  intermediario para vivir. Es intenso sí, muy intenso, pero eso es estar vivos ¡por fín!, asumámoslo de una vez por todas. 

   Pudiera ser que algo en ti te diga que eso no es lo que te conviene, que es mejor frenarte un poco, no sentir depende que cosas, que dónde vas sintiendo todo el tiempo lo que sientes, que la tristeza tienes que quitártela de encima, que una persona como tu no puede mostrar su rabia, que iban a pensar de ti, que el miedo es mejor ocultarlo y no enfrentarse a él, y no hablemos de la culpa, esa ni nombrarla. 

   Lo bueno de esto es que tú tendrás siempre la última palabra, y es a esto a lo único que podemos llamar de verdad Libertad.

close

SUBSCRÍBETE Y TE ENVIAREMOS UN CORREO CON LAS NUEVAS ENTRADAS DEL BLOG.

¡No hacemos spam! Lee nuestra Política de privacidad para obtener más información.