UNA BOTELLA AL MAR

Imagen entrada: UNA BOTELLA AL MAR

 

   Mantenemos un camino completamente equivocado hacia la felicidad. Cuando buscamos la felicidad fuera de nosotros es imposible que la consigamos, porque ahí no está, al menos no una felicidad duradera. Esto es fácil decirlo, que hay otra manera, que hay otro lugar donde buscar, hacia dentro. Algunos han ido hacia dentro, no han encontrado nada y han acabado suicidándose incluso.

Es que ese camino de mirar hacia dentro, parece que necesita de una cierta guía, llámese maestro, iniciador, corriente espiritual o religión. Es como que fueran necesarias ciertas señales en el camino que indicasen hacia dónde se debe ir.
La meta y objetivo para el principiante es, al menos en mi caso, la búsqueda de la felicidad, o vivir tranquilo, que a la postre es lo mismo. Lo que varía mucho de unas personas a otras es el resultado de esa búsqueda, y es un misterio saber cómo le va a ir a cada uno.

Hay muchas personas que están inmersas en una religión y no viven ni tranquilas ni felices. Hay muchas personas que están inmersas en una religión y viven muy tranquilas y felices. Hay muchas personas que han hecho Un Curso de Milagros y no viven en paz ni felices. Hay muchas personas que han hecho Un Curso de Milagros que viven en paz y felices. De nuevo es un misterio porque ocurre esto, porque la enseñanza es la misma para todos.

La pregunta es: ¿es posible encontrar la paz y felicidad fuera del camino espiritual? La respuesta es tajantemente no, taxativamente no, y no es que yo tenga la razón en esto, es precisamente por mi falta de razón por lo que esto es verdad. Puedo tener razón o no en otras muchas cosas, pero sobre esto la verdad es clara y diáfana, porque la verdad es verdad siempre, sino no lo sería. Lo que te digo no parte de un razonamiento, de unas enseñanzas, de un concienzudo estudio, parte de una experiencia, y es esa experiencia la que es verdad, y además es lo único que es verdad.

Me gustaría decirte que si no eres seguidor o estudiante de alguna religión o vía espiritual, no quiere decir que la vida no te esté poniendo delante formas y maneras de seguir una vía hacia adentro, que al fin y al cabo es lo mismo, es como que la vida fuera capaz de diseñar un curso para cada uno de nosotros Solo tú puedes decidir aprovecharlo. Puede ser a partir de una enfermedad, la muerte de un hijo, quedarse sin trabajo y/o pareja, etc… todo eso pueden convertirse en lecciones o en excusas para rechazar quien eres en realidad, y la experiencia con lo más profundo de tu ser.

Por tanto, si quieres paz y felicidad realmente, con todo tu ser y toda tu alma asegúrate de que hagas lo que hagas en tu vida, y con tu vida, apunte a la experiencia de lo real, de la verdad, porque si no estarás buscando como el borracho del chiste, las llaves junto a una farola porque hay luz, aunque las haya perdido a cincuenta metros.
Da igual a quién pidas ayuda, de qué herramientas te valgas, qué corrientes espirituales decidas seguir, o que te ha traído la vida para que lo hagas, la clave sigue siendo y será la misma, camina hacia la experiencia, no cejes en tu empeño hasta que no se produzca tu encuentro con lo más profundo de tu ser, ahí donde eres más tú que nada. Eso sí, tendrás que ir más allá de tus ideas, de tus creencias, de lo que crees ser, de lo que crees que es el mundo, de lo que crees que son las relaciones. Vivir desde el centro de tu ser, dándote cuenta de cuando no lo haces para perdonarte después, permitirte la corrección de cualquier cosa que veas que te haya separado del camino.
No, no mires a los lados, esto va única y exclusivamente de ti, persevera, estate atento, atenta, siempre puedes corregir, como dice Un Curso de Milagros siempre puedes elegir de nuevo, esto al ego no le gusta nada porque pierde el control sobre ti. 

Persevera, insiste, continúa, avanza, lo haces por ti y por toda la humanidad, por ti primero, después ya habrá tiempo de que se unan los demás. Si tú lo consigues lo conseguimos todos, si tú fracasas fracasamos todos. Esto da un poquito de vértigo y mete bastante presión al asunto, también es una línea muy delgada que separa la humildad de la soberbia. Humildemente caminas hacia tu Ser, saltas los obstáculos que tú mismo te pones, bueno lo hace el ego pero al fin al cabo tú lo has creado, se podría decir que avanzas con toda la humildad de la que eres capaz utilizando tu propio poder, qué solamente cuando está unido a la vida es un poder ilimitado, antes es un poder que asusta, qué alimenta la soberbia, la deshonestidad, y por supuesto el miedo y la culpa.
Es el momento, ahora, no dentro de dos días, no dentro de dos horas, no dentro de tres años, cuando acabe el curso…, cuando acabe mis clases de mindfulness…, cuando llegue a tercer grado superior de alto maestro de Reiki, cuando me vean todos los vídeos de Sergi Torres, cuando vaya a todas sus conferencias, cuando me lea ese libro que me han prestado, no, ya no hay excusas, es ahora y aquí dónde te encuentras con tu Ser, solo puede ser ahora y aquí, ¿dónde y cuándo si no?.

¿Crees que hay algo más grande en la vida que conseguir esto? Para el ego sí, muchas cosas, y ahí no hay felicidad y mucho menos paz.

close

SUBSCRÍBETE Y TE ENVIAREMOS UN CORREO CON LAS NUEVAS ENTRADAS DEL BLOG.

¡No hacemos spam! Lee nuestra Política de privacidad para obtener más información.